debate2

OPS recomienda seguir usando las vacunas de AstraZeneca y Johnson and Johnson contra el COVID-19

SALUD

Ambas vacunas están bajo revisión por su posible vinculación con casos excepcionales de coágulos sanguíneos y bajada de plaquetas.

Información Redacción

La Organización Panamericana de la Salud recomienda seguir usando las vacunas de AstraZeneca y Johnson and Johnson para frenar el avance del COVID-19.
Ambas vacunas están bajo revisión por su posible vinculación con casos excepcionales de coágulos sanguíneos y bajada de plaquetas.

"Es importante seguir administrando las vacunas AstraZeneca donde estén disponibles. Casi 200 millones de personas en todo el mundo han recibido la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca y los informes de efectos adversos son muy raros", dijo en rueda de prensa la directora de la OPS, Carissa Etienne.

En cuanto a la de Johnson and Johnson el subdirector Jarbas Barbosa explicó que la pausa en Estados Unidos forma parte del proceso habitual y que demuestra que el sistema de vigilancia funciona. “No creemos que la vacunación deba suspenderse. La recomendación es seguir usándolas y seguir fortaleciendo el sistema de vigilancia y asegurarnos de que estos eventos reciban una evaluación científica por los expertos científicos para que emitan una recomendación final”.

La iniciativa COVAX no ha comenzado a distribuir la vacuna de Johnson and Johnson todavía y esperan poder hacerlo en junio o julio.

La OPS también detalló que el freno de las exportaciones desde India y los problemas de la fábrica en Corea del Sur han hecho que las entregas de vacunas de AstraZeneca a COVAX se ralenticen. Aunque Italia y España van a comenzar a fabricarlas no esperan que los repartos a los países se normalicen hasta junio.

La Organización ha confirmado que tanto Haití, que recibiría vacunas gratuitamente, como Venezuela, que sigue intentando hacer el pago inicial para unirse a COVAX, han rechazado recibir dosis de AstraZeneca. La OPS está trabajando con ambos gobiernos para que puedan reconsiderar la decisión basándose en “la información científica que justifica su uso”.