debate2

Tigres quiere remontar en el Azteca

FÚTBOL

Al final, el club felino está obligado a hacer tres goles en el Azteca el domingo entrante, sin aceptar gol, para llegar a la siguiente fase.

Información Redacción

Los Tigres de la UANL tienen una de las peores noches del semestre en el Estadio Universitario, al caer 3-1 ante el Cruz Azul en el partido de ida de los Cuartos de Final.

El resultado obliga a buscar la hombría el domingo entrante, como lo dijera Ricardo Ferretti en la conferencia, algo que una vez ya se hizo en el Azteca, en el 2005, cuando se ocupaba ganar por tres goles y se hizo.

EL JUEGO

El partido arrancó complicado y así estuvo todo el primer tiempo, aunque Tigres mostraba la iniciativa y se buscaba por todos lados el pisar el área de un rival que se defendía bien.

Sobre los once minutos André-Pierre Gignac tocaba la puerta con tiro a balón parado, apenas por fuera del poste derecho. Luego, a los 12’, Luis Quiñones se metía al área y sacaba disparo que la zaga tapaba.

En la siguiente jugada era Francisco Meza el que se levantaba en el área para conectar de cabeza a las manos de Corona.

Tigres parecía que comenzaba a tener mejores opciones, pues a los 16 minutos Carlos Salcedo mandaba centro por izquierda, donde Javier Aquino conectaba de cabeza, el arquero rechazaba, pero un zaguero recuperaba.

Fue entonces que el Cruz Azul comenzaría a ser más en el terreno de juego, y a los 20’ Jonathan Rodríguez aparecía sin marca, frente a Nahuel, pero decidió apoyarse y se perdía la opción.

Un minuto más tarde otro error defensivo colocaba a la Máquina frente a la opción, pero no la aprovechaba.

Tigres dejaba de insistir al frente, intentaba tener la pelota, pero le tapaban las salidas, y a los 29’ aparecía Juan Escobar por derecha con balón de gol para sacar tiro potente por encima de Nahuel y hacer el 1-0.

Gignac tuvo el empate a los 42’, pero su disparo a bote pronto lo tapaba un zaguero, perdiéndose la opción.

Al final, el club felino está obligado a hacer tres goles en el Azteca el domingo entrante, sin aceptar gol, para llegar a la siguiente fase, lo que se ve complicado, pero no imposible.