debate2

Ante la indiferencia, el Lago de Cuitzeo agoniza

ECOLOGÍA Y MEDIO AMBIENTE

En riesgo el sustento de casi 4 mil familias que viven de la pesca, agricultura, ganadería y servicios.

Información Leticia Ruano

Uno de los lagos más importantes de México, el segundo más grande del país, sólo por detrás del Lago de Chapala está destinado a secarse, su nivel de desecación ya es alarmante, está en riesgo el sustento de más de 3 mil familias, es el Lago de Cuitzeo.

El desinterés de las autoridades, aunado a problemas como la deforestación, el cambio de uso de suelo para cosechar frutas y el crecimiento de la mancha urbana, son factores que tienen al cuerpo de agua con un 70 por ciento de desecación.

Para el investigador de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Arturo Chacón Torres, se corre el riesgo de que cada vez sea menor la captación de agua, derivado de los largos periodos de sequía que se prolongan de enero hasta abril.

La falta de agua provoca otro problema que describió el investigador en entrevista, las tolvaneras, que no son otra cosa, que remolinos de polvo que afectan la salud de los habitantes de la región, sobre todo enfermedades gastrointestinales, respiratorias u oculares.

“Tenemos una cuenca con capacidad de captación de agua de 4 mil kilómetros cuadrados y cada año hay que soportar la indiferencia de las autoridades que prefieren evadir el problema”.

Finalmente, lamentó que exista una falta de responsabilidad de las instancias correspondientes para resolver el problema del lago de Cuitzeo, lo que podría llevar al estado a una crisis tanto de agua como económica.

Antecedentes

Desde el 2005, en el Senado de la República ya se planteaba la necesidad de un rescate, al considerar que la cuenca sostiene a un cuarto de la población del Estado de Michoacán, que desarrolla actividades agrícolas, ganaderas, pesqueras, industriales y de servicios. Cabe señalar que las actividades productivas de la cuenca representan una tercera parte del Producto Interno Bruto del Estado de Michoacán.

En 2019, desde la Cámara de Diputados, se buscó iniciar el tan anhelado rescate, se plantearon acciones como: declarar a la Cuenca como Área Nacional Protegida, destinar recursos suficientes para tratamiento y saneamiento de aguas negras, tecnificar los sistemas de riesgo para evitar el desperdicio del líquido y alentar un uso racional.

Asimismo, implementar campañas municipales de reforestación, proteger el uso del suelo y concientizar para optimizar el manejo de la basura. De no hacerlo, advirtió, que se corre el riesgo de que desaparezcan prácticas y costumbres de las comunidades ribereñas y perder el potencial turístico que ofrece.

Sin embargo, para especialistas y ambientalistas, todo ha quedado en buenas intenciones, ya que la evaporación ha provocado que el nivel del agua disminuya de 4 metros de profundidad en 1946, a 20 centímetros en los últimos años.