debate2

Crece la participación de las mujeres en la ciencia

CIENCIA

El Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que se celebra cada año el 11 de febrero, fue aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Información Redacción

Las mujeres y niñas son vitales para cada ámbito de la vida diaria, sin embargo, su participación en áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM por sus siglas en inglés) no es suficiente.

A nivel mundial, según datos de la UNESCO el 45.2% de las personas que hacen investigación y tecnología en América Latina y el Caribe son mujeres, indicador que supera a otros continentes (Oceanía 39.2%, África 34,5%, Asia 18,9% y Europa 34%)

En México la situación ha sido favorable, de acuerdo con cifras del CONACyt: El 36% del registro total de personas que integran el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) está integrado por mujeres. Desde el 2012, el porcentaje de participación de mujeres en SNI ha crecido un 65 por ciento.

En el pasado a las mujeres no se les permitía participar en las actividades científicas. Las primeras tuvieron que luchar contra prejuicios de sus familias y la sociedad. Ejemplo de esto son las creencias que por “naturaleza”, las mujeres no se inclinan a estas disciplinas porque no tienen la capacidad y conductas biológicas como la de los hombres.

Tal es el caso de Matilde Montoya, después de muchos años de lo que parecía una carrera de obstáculos diseñada para evitar que las mujeres entraran a un mundo que parecía exclusivo de varones, el 24 de agosto de 1887, la joven Matilde Petra Montoya Lafragua se convirtió la primera médica mexicana.

Helia Bravo Hollis, se convirtió en 1927 la primera bióloga titulada de nuestro país y en 1929 el año de la Autonomía Universitaria, el profesor Ochoterena le pidió formar el herbario y el estudio de las cactáceas mexicanas, según una publicación de la Gaceta de la UNAM. Hoy seis especies y una subespecie llevan su nombre.

El Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que se celebra cada año el 11 de febrero, fue aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas, y además para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas.