A dos años de su fallecimiento, pensemos en Eusebio Ruvalcaba

CULTURA

 Escritores hablarán de este ícono de la literatura mexicana.

 

Nota: Redacción

 

Dedicado en sus letras a retratar los lugares más recónditos de la ciudad, a describir las sensaciones que produce escuchar una sonata de Bach y a reconocer su gran pasión por las mujeres, el escritor declarado amante fiel de la música, Eusebio Ruvalcaba, será recordado a dos años de su fallecimiento.

El domingo 10 de febrero a las 12:00, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, tendrá lugar la actividad especial titulada Pensemos en Eusebio. Homenaje a Eusebio Ruvalcaba, en la que Francisco Magaña y Jorge Risi hablarán sobre la trayectoria del escritor, mientras que Vicente Quirarte será el encargado de moderar y Silvia Navarrete hará una interpretación en piano. 

Coral Rendón, viuda de Ruvalcaba, comentó en entrevista el papel que el autor ocupó dentro de la literatura mexicana. “Eusebio no perteneció a ningún grupo ni compartió con escuela alguna, corriente o ismos al uso credo ni métodos de trabajo ni principios estéticos. Quiero decir que Eusebio surge como un marginal de la escena literaria y siempre se mantuvo como tal. Su búsqueda era personalísima. Y, sin embargo, fue un hombre de su tiempo, profundamente inserto e interesado en la literatura y arte de su tiempo. Esto le permitió seguir su propio camino, experimentar con el lenguaje de acuerdo con sus intuiciones y dar rienda suelta a sus obsesiones creativas”.

Respecto al proceso de escritura de Ruvalcaba, Rendón expresó: “Para Eusebio era muy importante sentir primero en sí mismo el fluir de una frase, rumiar la secuencia de las palabras, oír internamente la resonancia de la voz de un personaje, de un verso, de una idea. Y ya cuando sentía que era un torrente vivo que iba a arrollarlo empezaba a escribir. Siempre escribió a mano pues necesitaba sentir que ese ritmo era natural, corporal, y que era un continuo entre su imaginación y su mano. Y dejaba que fluyera hasta desbordar páginas y páginas”.

Para la viuda de Eusebio Ruvalcaba, este homenaje significa la evocación de un hombre total que fue compañero de tantos años de su vida, con quien tuvo dos hijos y a quien vio hacer una obra literaria que es querida por tantos lectores.

De acuerdo con Rendón, existen diferentes formas de recordar al escritor, depende de la persona. “Algunos dirán que con un whisky y recontando anécdotas vividas con él. Otros, con un poema. Sus editores y lectores dirán que leyéndolo. Sí, todo eso es cierto y válido, pero para mí ¿cómo recordar a quien nunca se olvida?”, finalizó.

Eusebio Ruvalcaba fue narrador, poeta, ensayista y dramaturgo. Editor de la página literaria La Furia del Pez; director del suplemento cultural del diario Tribuna. Corrector de estilo de la sección cultural de El Financiero y coordinador cultural de la revista Vértigo. Se ha puesto en escena su obra La visita (1986). Su novela Un hilito de sangre fue filmada en 1995 por Erwin Neumaier. Colaborador de Casa del Tiempo, Cronopio, El Día, El Financiero, Heterofonía, Jazz, La Mosca en la Pared, La Semana de Bellas Artes, Milenio, Ovaciones, Péñola, Punto, Revista Mexicana de Cultura, Summa, Tiempo Libre, Tribuna y Vértigo.

Fuente:INBA

 

tuconexion