Garantizaría Michoacán estrictas medidas sanitarias si se permiten actividades durante la Noche de Muertos

TURISMO

Autoridades trabajan con Ayuntamientos en planear un plan de acción sanitaria que reduzca riesgo de contagio.

Información Yesenia Magaña

Existe incertidumbre sobre la realización de actividades durante la Noche de Muertos en Michoacán, ante el avance de la pandemia del COVID-19, las autoridades aún no toman la decisión de cancelarlas o llevarlas a cabo con estrictas medidas sanitarias.

Si la decisión es permitir el desarrollo de estas actividades en la velada más esperada en la capital del estado y en los municipios de la región lacustre, que año con año atrae a miles de turistas nacionales y extranjeros, quienes dejan una derrama económica superior a los 140 millones de pesos, las autoridades ya alistan un plan de acción.

La secretaria de Turismo, Claudia Chávez López, expresó que ya se planean en conjunto una serie de acciones para reducir casi al mínimo la posibilidad de contagios en los lugares turísticos, hoteles, restaurantes y transporte.

Sobre estas acciones la funcionaria del estado afirmó:

“Hemos tenido pláticas encabezadas por el gobernador del Estado, Silvano Aureoles Conejo, la secretaria de Salud, Diana Carpio Ríos, y con los presidentes municipales para avanzar en un plan que incluya medidas que garanticen la salud de los turistas y de los michoacanos, queremos que sepan que se tomarían todas las medidas para que se disfrute la visita”.

“Estamos conscientes de la adaptación del turismo a las nuevas reglas de viaje y que hasta cierto punto entendemos todavía el miedo de salir de vacaciones, sin embargo pueden estar seguros que se tomarán todas las acciones necesarias que marcan las autoridades en materia de salud como el respeto a la sana distancia, el uso de cubrebocas y gel antibacterial por parte de los prestadores de servicios y la desinfección de lugares turísticos”, aseguró.

Finalmente, consideró que el trabajo que se realice en conjunto con los municipios y sus habitantes durante los meses previos al 1 y 2 de noviembre serán fundamentales para determinar si se da el permiso a las actividades que enmarcan la tradición de venerar a las ánimas con turismo.