diademuertos cover2020

Éste 15 de octubre se conmemora el día internacional de las Mujeres Rurales

NACIONAL

En México, de los 61.5 millones de mujeres, 23% habitan en localidades rurales, además, representa en el 34% de la fuerza laboral. Es decir, son responsables de más del 50% de la producción de alimentos en el país.

Información Guadalupe Becerril


La Tenencia de la Tierra es uno de los principales derechos de la mujer rural que no son respetados, señaló la directora de Proyectos Estratégicos de la Secretaría de Desarrollo Rural, Maricela Martínez. De igual manera, agregó, que sus derechos políticos también se ven violentados por toda la sociedad.

En México, de los 61.5 millones de mujeres, 23% habitan en localidades rurales, además, representa en el 34% de la fuerza laboral. Es decir, son responsables de más del 50% de la producción de alimentos en el país.

Las mujeres y las niñas están en desventaja en esta pandemia, un problema que se agrava más aún en las zonas rurales. Las mujeres rurales ya enfrentaban, y se enfrentan, a batallas previas específicas en su vida diaria a pesar de sus roles clave en la agricultura, el suministro alimentario y la nutrición. Ahora, desde el COVID-19 y las necesidades de salud únicas en áreas remotas, les es menos probable tener acceso a servicios de salud de calidad, medicamentos esenciales y vacunas. Las normas sociales restrictivas y los estereotipos de género también pueden limitar la capacidad de las mujeres rurales para acceder a los servicios de salud.

Además, muchas de ellas sufren de aislamiento, la difusión de información errónea y la falta de acceso a tecnologías críticas para mejorar su vida laboral y personal.

Las mujeres rurales-una cuarta parte de la población mundial- trabajan como agricultoras, asalariadas y empresarias. Labran la tierra y plantan las semillas que alimentan naciones enteras. Además, garantizan la seguridad alimentaria de sus poblaciones y ayudan a preparar a sus comunidades frente al cambio climático.

Sin embargo, como señala ONU Mujeres, las campesinas sufren de manera desproporcionada los múltiples aspectos de la pobreza y pese a ser tan productivas y buenas gestoras como sus homólogos masculinos, no disponen del mismo acceso a la tierra, créditos, materiales agrícolas, mercados o cadenas de productos cultivados de alto valor. Tampoco disfrutan de un acceso equitativo a servicios públicos, como la educación y la asistencia sanitaria, ni a infraestructuras, como el agua y saneamiento.