diademuertos cover2020

Senado prohíbe maltrato físico y psicológico en contra de niños y adolescentes

NACIONAL

Consideran que es tiempo de acabar con los castigos físicos y humillantes para los niños mexicanos.

Información Libia Bucio

Con la finalidad de construir una cultura de respeto hacia los menores y terminar con los abusos que sufren por parte de los adultos, la Cámara de Senadores aprobó por unanimidad, el dictamen que prohíbe a los padres o tutores el uso de la fuerza física o castigos humillantes hacia las niñas, niños y adolescentes como métodos de corrección.

En sesión del pleno del Senado, los legisladores aprobaron el proyecto de decreto que reforma y adiciona disposiciones a la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y adolescentes, así como del Código Civil Federal.

Josefina Vázquez Mota, presidenta de la Comisión de la Niñez y de la Adolescencia en el Senado, aclaró que aunque dicho dictamen no es penal, sí es de corte preventivo, "es un detonante para la intervención pública en la atención de la violencia intrafamiliar"

Con datos estadísticos proporcionados por la fundación "Guardianes", la panista expuso que durante el mes de Agosto, durante la cuarentena por coronavirus, miles de hogares se convirtieron en un verdadero infierno para los menores, donde el 40 por ciento de ellos sufrieron violencia psicológica y física.

El dictamen, que fue remitido a la Cámara de Diputados para su análisis y discusión, define como castigo corporal o físico, todo acto cometido en contra de niñas, niños y adolescentes en el que se utilice la fuerza física, incluyendo golpes con la mano o con algún objeto, empujones, pellizcos, mordidas, tirones de cabello o de las orejas, así como obligarle a sostener posturas incómodas, quemarle, hacer que ingiera productos o alimentos hirviendo y cualquier otro acto que tenga como objeto provocar dolor, amenaza, molestia o humillación hacia los menores.

En su intervención, la senadora del PAN, Xóchitl Gálvez, puso especial énfasis en la violencia que se vive en las comunidades indígenas, donde con golpes hacia los hijos, los padres sacan su frustración.