elecciones2021

El próximo lunes arranca una nueva etapa en la educación nacional

EDUCACIÓN

Alrededor de 30 millones de estudiantes, desde preescolar, hasta bachillerato, iniciarán el ciclo escolar 2020-2021.

Información Libia Bucio

En medio de la pandemia por COVID-19, el próximo lunes 24 de agosto alrededor de 30 millones de estudiantes, desde preescolar, hasta bachillerato, iniciarán el ciclo escolar 2020-2021.

De acuerdo al plan presentado por la Secretaría de Educación Pública (SEP), el desarrollo de las actividades escolares será en línea y a través del programa Aprende en Casa II, que transmitirá clases a través de los canales concesionados de Televisa, TV Azteca, Imagen y Multimedios, así como las 36 televisoras públicas locales y nacionales.

Al respecto el Secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, señaló que los contenidos de cada materia se basan en los planes de estudio, además de que los guiones fueron revisados por maestros destacados.

En cuanto al regreso a clases de manera presencial, el funcionario informó que serán las entidades federativas las encargadas de definir la fecha de apertura de las escuelas, una vez que el semáforo epidemiológico en verde se los marque, por lo que el retorno será escalonado. "Cuando esto suceda, los maestros aplicarán una prueba diagnóstico para evaluar el desempeño de los estudiantes", indicó.

Es así como la tecnología se vuelve pieza clave en este reto educativo pues si bien esta modalidad tiene sus ventajas en cuanto a cobertura, ésta se ve condicionada por factores económicos, como el acceso a internet, computadora, televisión y hasta electricidad en zonas de extrema pobreza.

Según cifras proporcionadas por el INEGI, el 92% de la población mexicana tiene acceso a la televisión, un 56% cuenta con conexión a internet y un 44% tiene computadora, herramientas que serán indispensables para lograr la retroalimentación de los alumnos con sus maestros y poder realizar tareas.

Aunque la era digital y los teléfonos inteligentes llegaron para quedarse, llevar la escuela a casa implica todo un desafío para los maestros, pero también para los padres o tutores, ya que en muchos casos no podrán apoyar o impulsar la educación de los menores debido a cuestiones económicas, laborales, personales o por falta de conocimiento.