Comienza demolición de edificios afectados por el sismo del 19S

Nacional

Al menos 150 edificios con riesgo de colapsar  serán demolidos en la CDMX.

 

Por Libia Bucio

Ciudad de México.- Este lunes comenzaron las tres primeras demoliciones de inmuebles dañados por el pasado sismo en la Ciudad de México.

Renato Berrón Ruiz, director general del Instituto para la Seguridad de Construcciones de la CDMX, informó que se está dando prioridad a los edificios que se encuentran en alto riesgo de colapsar y que ponen en riesgo las vidas de peatones, automovilistas y vecinos, así como la estabilidad de edificios colindantes.

El funcionario anunció que "tenemos una lista de 11 construcciones para esta semana que cumplieron con todos los requisitos para su eliminación y esperamos seis más con alto riesgo de colapso”, indicó.

Y es que después de haber revisado casi 6 mil 500 construcciones con sus respectivas evaluaciones post sísmicas, en coordinación con el Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM); de la Facultad de Ingeniería de la UNAM; la Secretaría de Obras y Servicios (Sobse); la Sociedad Mexicana de Ingeniería Estructural (SMIE) y del Colegio de Arquitectos y Protección Civil, se pudo detallar cuales edificaciones eran categoría verde, amarilla y roja.

Berrón Ruiz aclaró que 90 por ciento de los inmuebles que se derrumbaron en el pasado sismo, fueron construidos antes del terremoto de 1985, fecha que calificó como “un parteaguas”, ya que marcó el antes y después en el reglamento de construcción de la CDMX, con lineamientos más estrictos.

Asimismo, informó que de acuerdo al Atlas de Riesgo de la CDMX, antes del sismo se tenían 270 mil edificios por estudiar, sin embargo en esta lista no se encontraban las delegaciones de Iztapalapa y Tlalpan, por lo que a raíz del pasado 19 de septiembre, se añaden a las zonas sísmicas "con lo que aumenta la. Idea de manera significativa".

Por último, Renato Berrón mencionó que el Instituto ha propuesto que exista una red de edificios instrumentados con aparatos que midan el comportamiento de la construcción durante los distintos sismos que pudieran presentarse, “esto con la finalidad de ver si se está deteriorando, aún cuando no se aprecie ningún tipo de daño externo”.